Un consejo gratis para el PRD

0
578

El PRD se perfila como un partido con buenas posibilidades de ganar las elecciones del 2019. Para lograrlo, sus dirigentes e inscritos, deberían aprender de algunos errores cometidos en el pasado, ya que los votos de los partidos caen en las urnas, en buena medida, por la calidad de su oferta electoral. Esto es, por lo que ofrecen sus candidatos, la forma cómo lo ofrecen y sobre todo por la credibilidad que transmite su candidato o candidata presidencial.

En la campaña del 2009, Ricardo Martinelli, candidato presidencial del CD, dijo que Balbina Herrera era “la mejor candidata que el PRD podía elegir”. Y se dice que él y los Panameñistas influyeron y aportaron para facilitar su triunfo en las Primarias del PRD porque a Balbina le acompañaban unas debilidades o un talón de Aquiles que la hacían susceptible de ser dañada en su proyección como candidata, favoreciendo a los partidos adversarios.

¿Y cuáles eran esas debilidades?

La primera: Juan Carlos Navarro, su principal contendor había descalificado públicamente a Balbina durante el proceso interno del PRD. Nunca antes en el PRD, se había dado una campaña interna con ese tono de descalificaciones. El tema del “oscuro pasado”  fue el registro que quedó de esa campaña y las divisiones internas, aún vigentes, se adueñaron del PRD.

Buscando mitigar el daño causado en las primarias, la candidata electa del PRD sumó a Navarro como compañero de fórmula. Pero esa decisión funcionó a favor de Martinelli, ya que solo tuvo que montarse en los argumentos descalificadores usados en el proceso interno contra  Balbina y  añadir: “eso lo dice su Vice y si él lo dice, por algo será”.

La segunda: utilizando la histórica táctica, Martinelli descalificó por corrupto al gobierno de Martín Torrijos y logró asociar a Balbina como abanderada de ese “pasado de corrupción”.

En síntesis, el candidato del CD logró minar la credibilidad de la candidata del PRD, usando la fuerza que le ofrecían tanto el argumento de su compañero de fórmula – Navarro, con su frase “oscuro pasado” –  como el que la asociaba con el combo de políticos que “entraban limpios al gobierno y salían millonarios”.

Volvamos al presente. Para los adversarios del PRD, el candidato o candidata ideal será aquel que sea más fácil de descalificar; aquel o aquella cuyos negativos sean mayores a los positivos. Y para los miembros del PRD, su mejor candidato presidencial será aquel que combine popularidad – o sea, buena intención de votos a favor y un balance favorable de credibilidad ante los independientes, e inclusive de los conocidos “votos blandos” que un quinquenio votan por un partido distinto al cual están inscritos.

Estamos ya a finales de 2017 es evidente en las redes las peleas internas y campañas sucias dentro el PRD. Desde afuera, nadie entiende como el PRD, con tanta experiencia, no ha sido capaz de escoger a un candidato potable en más de 10 años.

Por ejemplo, se les ha metido con mucha habilidad y pocos escrúpulos una candidata que evidentemente el Partido de Martinelli apoya con determinación – algo que queda muy evidenciado en redes sociales cuando sus mayores promotores son miembros del CD. Y la apoyan porque ellos y muchos más conocen sus debilidades y complicaciones; y saben que es una candidata que, de ganar las Primarias del PRD, sería muy fácil difamar en las Elecciones de 2019 – como fue el caso “oscuro pasado” en 2009.

Ahora también surge ahora la aspiración de un candidato que a pesar de haber obtenido el 98% de los votos en las Primarias del PRD en 2013, no llegó ni al 30% de los votos en las Generales. Es difícil entender cómo pueden tener aspirantes que tienen mala reputación y poca credibilidad dentro y fuera del partido.

Un consejo gratis para el PRD: Voten por el candidato o la candidata que tenga mayor liderazgo; El que tenga mayor credibilidad y mayor aceptación dentro – y muy importante, fuera –  del partido.

Por: Daniel Santos.
@dsantosbernal

Conoce todas los artículos de nuestros columnistas aquí

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here